Rocío de Juan; vivo, luego escribo
Rocío de Juan; vivo, luego escribo

A modo de presentación

León, febrero 2017

Nací en 1977 y me criaron en ese territorio de narradores llamado León. Escribo desde los cinco años y reconozco mi debilidad hacia el género fantástico, aunque también me gusta el género realista y el histórico.

A lo largo de estos años he recibido premios de relato breve y microrrelato, y me han publicado textos en revistas literarias digitales e impresas. En 2009 Caja de Burgos concedió a mi proyecto de creación literaria la ayuda «Jóvenes Excelentes» y ese mismo año fui  una de las dos españolas finalistas del concurso de escritura literaria Virtuality Caza de letras de la UNAM de México y Alfaguara.

Tengo dos libros de relatos breves: Geografía humana en tierras imaginadas (publicado inicialmente por Éditions equi-librio, 2011, en edición bilingüe español-francés y disponible ahora en castellano en versión digital en Amazon) y La posada de los vientos y otros cuentos inquietantes (Editorial Literanda, 2012, en formato digital).

Uno de mis proyectos futuros, con contrato ya firmado con la Editorial Palabras de Agua,  es un álbum ilustrado infantil, con texto mío e ilustraciones de Gema García Ingelmo.

Y en estos momentos estoy en proceso de buscar editorial para mi último libro de relatos. Puedes leer toda la historia aquí. 

Como soy un espíritu inquieto,  locuto cuñas publicitarias y he comenzado la aventura con dos socias de Índigo Crea, donde coordino talleres de Escritura Creativa, soy correctora ortotipográfica, realizo asesoramiento literario y organizamos todo tipo de actividades creativas relacionadas con la escritura.

Pero en algún lugar debo vivir y, si quieres saberlo, ese sitio es, hoy por hoy, Sevilla.

Escritora, profesora de ludoescritura, correctora ortotipográfica y locutora de cuñas publicitarias.

 

Mi principal ocupación profesional es mi trabajo como consultora de proyectos multilaterales, que me enriquece por su contacto con otros países y culturas. Intento mejorar en él cada día, aportando mi granito de arena con la creatividad y las dotes de redacción.